Quienes Somos
Diabetips
Clínica del Pie Diabético
Trípticos para Imprimir
Diabetes y Obesidad en Niños
Sección Magdalena
Contáctenos

P R O P U E S T A

ELIMINACIÓN DE PRÁCTICAS DISCRIMINATORIAS EN LOS SEGUROS DE VIDA, SALUD Y GASTOS MÉDICOS

Según datos del IMSS, México gastó 50 millones de pesos al día en el cuidado de la diabetes, y 72 mil mexicanos mueren al año por esta enfermedad. Marzo 2010.

De todos los grupos que componen el variado mosaico étnico de Estados Unidos, los latinos son los que menos cuentan con cobertura médica y por ende sufren de enfermedades que se podrían prevenir. Las consecuencias socio-económicas para el país son enormes.

Los seguros de vida, salud y de gastos médicos privados están limitados, su otorgamiento es discrecional por parte de las aseguradoras, es decir, la celebración del contrato depende del resultado siempre positivo de los exámenes para conocer el estado de salud o de las respuestas al cuestionario médico que llene el solicitante, que deberá ser sin enfermedad alguna.

Si el solicitante del seguro padece diabetes o hipertensión arterial no es sujeto asegurable, ya que cualquier complicación de salud en cuanto a sus niveles de azúcar o presión sanguínea, podrían considerarse perdidas económicas para la compañía de seguros, solamente si el seguro se adquiere antes de tener diabetes o hipertensión se puede gozar de los beneficios de tener un seguro de vida, salud o gastos médicos; sin embargo, esto es discriminatorio y poco preciso ya que si una persona está sujeta a un tratamiento rutinario de control de salud, en un grupo de autoayuda o con seguimiento preventivo, no tiene porque ser una carga adicional para los gastos de una compañía de seguros, ya que difícilmente se va a complicar en un periodo de largo plazo.

Lo común en México y en mexicanos indocumentados en la Unión Americana, es que al no tener seguro médico, sus niños crecen sin el hábito de visitar a un doctor regularmente, lo que significa que cuando sean adultos, van a desarrollar serias y crónicas condiciones médicas que pudieran haberse prevenido ya que no tuvieron los tratamientos preventivos a tiempo, de continuar esto así, cada día tendremos más mexicanos con complicaciones por la diabetes de largo plazo, hipertensión y demás enfermedades crónico degenerativas y sin control, padecimientos, que producirán períodos prolongados de inhabilitación laboral y en algunos casos incapacidad permanente, por lo que no van a ser trabajadores muy productivos, eso sin contar las actuales altas tasas de muerte prematura en mexicanos. Esta delicada situación hace que los mexicanos pobres que son la mitad de los habitantes en México y todos los inmigrantes indocumentados, vivan con el constante temor de que alguien en la familia, especialmente los jefes de familia o proveedores así como los más pequeñitos, se enfermen o sufran algún accidente, porque en su caso, siempre resulta peor el remedio que la enfermedad (económicamente hablando).

Lo costoso de los tratamientos y las medicinas, llevan a los mexicanos a emprender una especie de vía crucis por diferentes consultorios médicos, en busca del más económico, muchas veces sin importar si se trata o no de un buen especialista. El factor monetario se antepone a la calidad, que en el caso de la salud debería ser lo primordial. Ello explica que las 10 principales causas de muerte oficiales en México, según el Sistema nacional de Salud. 2001-2005, sean:

DIABETES MELLITUS 28.42%

CIRROSIS Y DAÑO HEPATICO 17.9%

CARDIOPATIA ISQUEMICA 13.14%

ACCIDENTES DE TRANSITO 12.26%

HOMICIDIOS 8.62%

ENF CEREBROVASCULAR 6.19%

SIDA 4.45%

DAÑO RENAL 4.34%

SUICIDIOS 3.79%

CANCER DE MAMA 2.9%

Es de dominio mundial para las compañías de seguros, que donde hay mexicanos indudablemente hay “Cielito Lindo”, pero las cifras que ejemplifican nuestros excesos no son por la música de mariachi. En el pecado llevamos la penitencia y los excesos llevan anualmente a 125 mil mexicanos a la tumba. La mala alimentación, el consumo de alcohol, tabaco y el sedentarismo tienen consecuencias graves, pues provocan cinco de las 10 causas por las que mueren los mexicanos. Los porcentajes que están resaltados, están directamente relacionados con procesos metabólicos como obesidad, grasas elevadas, hipertensión, hipotiroidismo y diabetes. Por estas razones las compañías de seguros no les venden seguros de vida, salud o de gastos médicos a personas que tengan alguna enfermedad relacionada con estas causas de muerte, ante la alta posibilidad de que estas poblaciones generen muchos mas gastos, para las compañías aseguradoras.

La obesidad es por sí misma la causa de los peores males de salud y es una regla general que lo que más nos gusta a los mexicanos, engorda, enferma o mata prematuramente. Más de la mitad de los mexicanos presentan obesidad y México ocupa el primer lugar en obesidad infantil, pues en tan sólo siete años, la obesidad en niños de cinco a 11 años registró un incremento del 77%. Al año fallecen casi medio millón de mexicanos, 25% de los cuales pudieron evitarse si hubieran cambiado su estilo de vida a tiempo

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), son cinco los factores que explican la cuarta parte de las muertes en este país y muchos otros desarrollados en el mundo: el sobrepeso, las prácticas sexuales de riesgo, el alcohol y el tabaco, la presión alta y el exceso de azúcar en la sangre.

El consumo de alcohol, de tabaco, la hipertensión arterial, la híperglucemia, el sobrepeso, la hipercolesterolemia, la mala alimentación y el sedentarismo explican el 75% de las enfermedades cardiovasculares que aparecen cada año en el país, segunda causa de muerte en México.

Aunque las tendencias son nuevas, según el INEGI a principios de los años 30, las personas morían sobre todo por enfermedades transmisibles, como parásitos e infecciones en el aparato digestivo o respiratorio. Estos padecimientos se controlaron y en algunos casos se erradicaron por el aumento del número de hospitales, avances médicos, mejores antibióticos y por campañas de vacunación y educación para prevenir estos males por problemas de higiene.

Entre 1960 y 2000, el número de muertes por enfermedades transmisibles disminuyó, pero aumentaron las ocasionadas por accidentes y aquellas derivadas de la violencia o el cáncer. Ya para 2005 las principales causas de muerte eran enfermedades del corazón, tumores malignos y diabetes mellitus, en 2008, las principales causas de muerte en México sólo cambiaron de orden, primero diabetes mellitus, después los tumores malignos, seguidos por las enfermedades del corazón.

De las 514 mil 420 defunciones que se registraron hace dos años, 284 mil 910 fueron de varones y 229 mil 336 de mujeres, esto significa que por cada 100 defunciones de mujeres fallecen 124 hombres.

La diabetes ocupa en México el primer lugar en causas de muerte, cada dos horas mueren 12 personas por este mal, incluso se espera que este año alrededor de 60% de los fallecimientos sean ocasionados por diabetes, así como por otras enfermedades crónico degenerativas.

El promedio de edad por muerte prematura a causa de diabetes en México es de 57.1 años, lo que indica que se pierden 12.9 años potenciales de vida y al menos siete años de vida productiva por cada individuo enfermo.

En el informe Global Health Riks, la OMS explica que si se lograra un control de dichos factores, la esperanza de vida se incrementaría en unos cinco años a nivel mundial. Y es que en los países más desarrollados, los factores que amenazan la salud poblacional suelen relacionarse con hábitos de riesgo o estilos de vida poco saludables.

Lo anterior son claros ejemplos de la ausencia de programas en la prevención de salud que abarquen no solamente la salud social sino también la privada, es decir, el de la población que tiene recursos económicos propios para proteger su salud.

Ahora bien, pero ¿Qué hacen nuestros vecinos más cercanos? La legislación en los Estados Unidos si concede a la población enferma con padecimientos crónico degenerativos el aseguramiento, desde luego con extra prima, siempre y cuando estén dentro de los límites normales de peso, dado que el peso dentro de los niveles normales es un signo importante de control de salud. En la legislación Mexicana no se premia o considera positivamente como candidatos a asegurados, a los pacientes de alguna enfermedad crónica degenerativa que se mantengan en su peso o estén bajo control, por el contrario se les rechaza de manera invariablemente y contundente.

El gobierno federal reconoce que 43.4 millones de mexicanos (40.7% del total de la población) no tiene acceso a ninguna institución o programa de salud pública o privada. Un análisis reciente realizado en el marco del Día Mundial de la Salud, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer que de los 47.2 millones de mexicanos que se encontraban en condiciones de pobreza multidimensional, 25.4 millones presentaron carencia de acceso a los servicios de salud.

Además, 18 millones de mexicanos, cuyo ingreso fue suficiente para adquirir bienes alimentarios de la canasta básica, tampoco cuentan con servicios de salud, según cifras de la Medición Multidimensional de la Pobreza 2008, que elabora el Coneval. Del total de la población entrevistada, 59.3% cuenta con acceso a servicios de salud, según la medición, y 30.7% se encontraba afiliado al Seguro Social. El restante 19.1% tenía Seguro Popular; 6.6%, ISSSTE; 0.9%, Pemex, Defensa o Marina, y 2% otras fuentes, las cuales incluyen los seguros médicos privados, que son los menos interesados en este tipo de poblaciones dismetabolicas.

Estos datos urgen al gobierno federal, a la iniciativa privada y la sociedad civil organizada, a que tengan como objetivo nacional diseñar programas de seguridad privada, más efectivos y adecuados, sobre todo en materia de salud preventiva cardiometabolica y con acceso para todos los mexicanos, a los legisladores, a la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas y a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa a los Usuarios de Servicios Financieros, para que reformen sus leyes en la materia y diseñen programas o criterios específicos para que las Compañías de Seguros no discriminen a los pacientes con enfermedades dismetabólicas o crónico degenerativas, ya que un paciente que este bien controlado no corre los mismos riesgos de que la enfermedad se complique y, por consecuencia genere gastos no previstos o muera, mientras que una persona que a pesar de que posee un estilo de vida saludable, pero no está sujeta a un ningún control ni es diabética tiene más posibilidades de enfermarse por la falta de cuidados preventivos.

Por último, no hay que olvidar que de lograrse lo anterior, es decir, que las aseguradoras privadas modifiquen sus criterios de aceptación de asegurados, provocará no solamente que un sector con recursos económicos propios esté protegida en su salud e integridad, si no también, por consecuencia, una disminución en los gastos al erario gubernamental en el ramo de la seguridad social.
Dr. Aguilar No. 35, Col. Centenario
Hermosillo, Sonora, México
casa_diabetico@hotmail.com
expodiabetesytiroides@hotmail.com
drholguin@hotmail.com
Teléfonos:
Tel: 3109939, cel. 6621485401 , cel. 6621-122902
Tabasco 296, Col. San Benito
Hermosillo, Sonora, México