Quienes Somos
Diabetips
Clínica del Pie Diabético
Trípticos para Imprimir
Diabetes y Obesidad en Niños
Sección Magdalena
Contáctenos

¿COMO LE EXPLICARIA USTED A SU HIJO QUE TIENE DIABETES, SIN ASUSTARLO, PERO TAMPOCO SIN MENTIRLE TRATANDO DE PROTEGERLO?

Es natural y hasta valido que los padres nieguen información tanto a los mismos niños como a otras personas tratando de protegerlos, eso estaría bien en caso de enfermedades curables como una gripe o golpes por bulling; pero esto no se vale cuando se trata de diabetes mellitus. Tampoco es válido que los padres digan que lo hacen por no saber nada sobre diabetes ya que de ninguna manera es buena idea mentirle sus hijos o minimizar su problema de diabetes; diciéndoles que no tienen nada o creándoles falsas esperanzas diciéndoles que se les va a quitar. Entonces, ¿cómo explicaría usted la diabetes a sus hijos; sin asustarlos?

Un Estilo de Vida.

Algunos padres a los que ya se les diagnosticó la diabetes antes de tener hijos, estos no se sorprenderán por pincharse el dedo, o tomar muestras de sangre, periódicamente. También los hábitos alimentarios sanos serán situaciones comunes en su hogar y todo ello lo tomaran con mucha facilidad. Algunos comentarios interesantes de expertos involucrados: "Tengo diabetes. la he tenido durante mucho tiempo. Mis hijos crecieron con ella ", Comenta Jean Betschart Roemer, enfermera pediátrica del Children's Hospital de Pittsburgh. "No recuerdo haber tenido que explicarlo a mis hijos. Ellos tenían conciencia de ello a causa de la misma rutina en nuestro hogar”. Ya que la diabetes ha sido siempre una parte de la vida de los hijos, de estos padres no necesitan una plática o discusión formal de la enfermedad con sus hijos. "A medida que crecen, van entendiéndolo, mientras que padres que no lo han vivido no lo hacen", dice Kathryn Gregorio Palmer, autora del libro "Cuando usted es un padre con diabetes: Una Guía de la vida real para mantener la salud una formula familiar "Nunca es necesario una sola sentada la plática debe ser constante. ". Pero según la edad de los niños, pueden llegar a ser más curiosos y preguntar por qué tienes que pincharse, tomarse estudios, o comer caramelos a veces. "Cuando lo preguntaron, yo les explicaba. Recuerdo que mi hijo cuestiono por qué hago sangrar mi dedo, le explique qué tengo que hacerlo para comprobar si necesito más o menos medicina". George Simmons, diabético tipo 1 de 20 años de evolución tiene dos hijos. Comenta; "Nunca me oculte: Les dije que mi páncreas no funciona y tengo que ponerme insulina."

Usando las preguntas que hacen los niños son momentos de aprendizaje

eso le permite explicar, sin confundir o abrumar al niño con información demás. "Si el niño ve que usted toma una jeringa le preocupa", dijo Roemer, autor de la guía de la American Diabetes Association para criar a un niño con diabetes, "Ella deberá explicar que tiene que hacerse estudios para estar bien. Si ella no tiene la férrea decisión y convencimiento y no hace lo que se debe; el niño corre mucho peligro de complicarse y ponerse muy enfermo. "

La gran noticia.

Es una historia diferente cuando el diagnóstico se hace al nacer. Debido a que un diagnóstico de la diabetes es un cambio muy drástico en la vida de los padres, los niños tienen muchas preguntas y preocupaciones inmediatas. Aunque usted puede que tenga miedo o ansiedad acerca del diagnóstico, es mejor mantener la calma cuando se lo diga a sus hijos. "Si usted está nervioso(a) por ello, también tendrá miedo", dijo Roemer. "Los niños recogen esa ansiedad ".Es necesario llevar a sus hijos a clases de educación para la diabetes para que sepan exactamente lo que está pasando en su cuerpo y su tratamiento. Si eso no es una opción porque sus hijos son demasiado pequeños para sentarse en una clase, deberás repasar las explicaciones que aprendiste como padre con tus hijos. Hagas lo que hagas, no sacudir el diagnóstico o mantenerlo en secreto el miedo que generas a lo desconocido es más aterrador que una explicación honesta.

En caso de emergencia.

Si usted ha tenido diabetes durante toda su vida o simplemente se diagnostico la semana pasada, tendrá que revisar los procedimientos de emergencia con sus hijos cuando tengan edad suficiente. Independientemente de su edad, los niños deben saber que objetos punzantes, andar descalzos en la tierra o la playa son peligros, nadie debe jugar con su glucómetro, tiras reactivas, insulina, jeringas, bombas, ni ningún otro medicamento para la diabetes o la herramienta.

También; qué hacer en caso de que la glucosa baje o haga hipoglucemia. "Una de las cosas mas útiles que deben hacerse es conseguir una caja de tabletas de glucosa", dice Gregorio Palmer, quien tiene diabetes tipo 1, al igual que su marido. La pareja creó cajas llenas de necesidades como tabletas de glucosa y tarjetas. "Si usted dice a los niños y pone en las tarjetas," cuando me baja mi mama me da un jugo, ", otra dice. " mamá me está bajando, tráeme mi caja," todo lo que tienen que hacer es seguir una simple rutina. Se necesita una buena dosis de presión sobre el niño, conforme va creciendo y entendiendo para que sea autosuficiente. "Es necesario antes de cargar su equipo de emergencia con el caramelo, tener cuidado; recuerde que los niños son propensos a comer tabletas de glucosa, aunque no las necesiten solo por el dulce; también puede que su niño se beba el jugo para hipoglucemia y si no te das cuenta te confundirás.

Cuando estás fuera de casa por ejemplo ir de compras o en el recreo, el plan es diferente. También pueden ayudarte en momentos como ese, Gregorio Palmer propone la creación de una tarjeta laminada que dice algo así como mi "padre / madre tienen diabetes. Yo creo que ella / él necesita jugo. ¿Nos puede ayudar? "Un niño puede ser enseñado a tener a la mano la tarjeta para que alguien pueda ser capaz de localizar el jugo o azúcar en una crisis de hipoglucemia. Y no subestimar la cantidad de veces que su niño puede necesitar ayuda. "Mi hijo fue probablemente 6 o 7, la primera vez que tengo mis etiquetas de glucosa para mí" dice Simmons.

También es importante que sus hijos sepan cuándo llamarte porque este demasiado baja o demasiado alta su azúcar. "Si alguna vez que mamá o papá no puedan despertarlo o si mamá o papá dice que necesita algo dulce, deben saber qué hacer", dijo Roemer. "En una familia entrenada; los niños muy pequeños aprenden a llamar a emergencia." Sin embargo, los niños pequeños no deben tener la tarea de inyectarse glucagón para la hipoglucemia, y algunos padres no les gusta pedir a los niños mayores ya sea, ya que ver a un padre inconsciente y tener que administrar la medicina rápidamente puede ser traumático. Más tarde, después de que su glucosa en la sangre ha vuelto a la normalidad, puede utilizar la experiencia para enseñar a sus hijos. "Yo siempre doy a mis hijos una oportunidad aunque después mi marido o yo tengamos alguna dificultad para hablar de ello", dice Gregorio Palmer.

Restricciones de edad. Qué tanto debe decirle a sus hijos acerca de su diabetes depende de su edad. Mientras que los adolescentes pueden entender los fundamentos de la glucosa y la insulina, los niños más pequeños pueden llegar a confundirse. Si usted tiene niños muy pequeños, puede evitar la jerga de repetirlo en todo momento y dejar sus preguntas como guía. "Responder a una pregunta, y responder solo a lo que pregunto", dice Gregorio Palmer. "Si le preguntan qué es eso apuntando a un glucómetro en sangre-que quieren saber lo que es, no es lo que hace o la importancia de las pruebas de azúcar en la sangre."

En cuanto a la explicación de su enfermedad, de base es mejor para los niños pequeños. ", dice Gregorio Palmer. A medida que crecen, van a empezar a hacer más preguntas y los casos a ser su oportunidad para describir la diabetes. "Usted sólo tiene que ser recto y honesto", dice Denise Armstrong, que fue diagnosticado diabetes tipo 2, sus hijos ya eran adultos cuando se le diagnosticó. Las mismas reglas se siguen para complicaciones de la diabetes. Los niños más pequeños sólo necesitan saber que mamá tiene un problema con los ojos o que los hay una herida en los pies de papá "Usted no tiene que entrar en los detalles sangrientos o lo que podría suceder, pero si aceptarlo diciendo tengo un problema serio en mi pie", dice Roemer.

Ser honesto acerca de los efectos secundarios, los autocuidados incluyendo el ejercicio y lo que comes, de los cambios en los niveles de glucosa en la sangre. Si la glucosa en sangre alta o baja nubla la vista y el entendimiento causando cambios de humor o el cerebro, entendiendo que los cambios de humor son una parte de la enfermedad y no un reflejo de su cariño hacia ellos, si esto se explica de frente puede ayudar a los niños a entenderlo.

Independientemente de la edad del niño, es importante seguir siendo positivo y honesto al hablar de su salud. Mientras que un niño debe saber que su enfermedad y su tratamiento es serio, él o ella no debe transmitir pensamientos de discapacidad o muerte. "Sin duda, todo ello genera el temor de perder sus padres si no tiene edad suficiente para entenderlo", dice Roemer. "Al no ser negativos y tratar de hacer hincapié en lo positivo y hablar sobre todas las cosas que pueden ayudar a la gente es un plus."

El componente genético

La mayoría de los niños, en algún momento, quieren saber si van a tener diabetes. "A los 9 o 10 se empezó a preguntar, '¿Voy a tener diabetes; como tú?'", Debe de decírseles que es probable pero no. 'Lo más probable es que no vas a tener diabetes, pero si lo haces ya sabemos qué hacer." Tanto el tipo 1 y diabetes tipo 2 tienen fuertes componentes genéticos: Los niños que tienen uno de los padres con diabetes tipo 1 tienen una posibilidad de 4 a 6 por ciento de tener diabetes. Cuando ambos padres tienen el tipo 1, el riesgo se eleva a entre 10 y 25 por ciento. Un niño con un padre con diabetes tipo 2 tiene un riesgo 14 por ciento de contraer la enfermedad. Si ambos padres tienen el tipo 2, un niño tiene una probabilidad del 50 por ciento de conseguirlo.

En el último año, sus dos hijos fueron diagnosticados con diabetes tipo 1; ella está contenta de no haberle dicho a sus hijos con certeza de que no la desarrollarían.

La mentira es lo peor en esta situación, Roemer dice que mantiene una actitud positiva, mientras que ser honesto es la mejor. Para los padres con diabetes tipo 2, dice haciendo hincapié en lo que los niños pueden hacer para evitar la diabetes evita el miedo innecesario. Así dicen los niños: "Si usted tiene un estilo de vida saludable y comer bien, entonces es posible que no l suceda", dice.

Pero a partir de ahí; le toca a usted dar un buen ejemplo. "He visto a mi madre, y ella no tuvo un buen control y atención de su diabetes", dice Armstrong. "Decidí allí mismo que yo iba a tomar el control del mismo y un ejemplo para mi familia. Debido a que usted puede hacer más por el ejemplo de lo que puede con palabras. "

Decirle a su hijo acerca de su diabetes puede no ser fácil, especialmente un niño que no tiene edad suficiente para preocuparse por su salud. Pero con una conversación honesta y un énfasis en el hecho de que la diabetes es una enfermedad manejable, evita un miedo innecesario. "Estamos muy nerviosos por asustar a nuestros hijos, pero el mayor miedo es lo desconocido", dice Simmons. "Hazles saber que es peligroso, es grave y literalmente, sus hijos podrían salvar su vida.

DR. ROBERTO HOLGUIN ALMADA

DIRECTOR MEDICO DE LA CASA DEL DIABETICO

CITAS: 2126648 Y 2629268

ciberconsulta gratis

email: drholguin@hotmail.com

Dr. Aguilar No. 35, Col. Centenario
Hermosillo, Sonora, México
casa_diabetico@hotmail.com
expodiabetesytiroides@hotmail.com
drholguin@hotmail.com
Teléfonos:
Tel: 3109939, cel. 6621485401 , cel. 6621-122902
Tabasco 296, Col. San Benito
Hermosillo, Sonora, México